¡Cuánto tiempo!

Cierto. Y no sé todavía por qué me ha dado por volver aquí hoy. En realidad no he dejado de estar por aquí rondando, pero sin decidirme a escribir.

Hoy toca.

Casi un año desde que escribí por última vez. Más de un año desde que él se fue. Ha sido un año pésimo. ¿Pésimo? Sí, pésimo. Lo único que no he hecho es enfermar irremediablemente, al menos que me haya diagnosticado. Podía haber venido a contar mis penas, total, nadie me conoce y podía haber aburrido al más pintado. Pero cada vez soy más de guardarme las cosas. Cada vez soy más consciente de lo que aburre a la gente escuchar las penas de los demás. Y soy tan de no molestar que ni siquiera a ti que no me conoces y que no me lo vas a echar en cara, quiero molestar.

Pero mira, hoy he llegado a casa después de trabajar y… por cierto he llegado a horas completamente imprudentes… pues resulta que he vuelto de trabajar y me he sentado un minuto en el ordenador y me he dicho: Pepe, tómate un café en “Café para dos”.

Podía haberme llamado a mí mismo Juan en lugar de Pepe. O Ramiro. O Kevin. Me ha salido Pepe. Vale, joder, me podía haber llamado Alquimista. Repito, pues: Alquimista, escribe en “Café para dos”. Con todo lo que tengo que escribir en otros sitios… en fin. Pero estos días tampoco sale… me canso solo de pensar en sentarme en el ordenador con el fin de contar una historia.

Por cierto ¿Hay alguien ahí? Alguien que no llegue a este blog con la pretensión de saber sobre café, claro. Bueno, da igual.

Estaba antes de que divagara un poco, hablando de mi año pésimo. Pero sobre todo, quería hacer un poco de hincapié en lo de hablar de las desgracias. Y es bueno, es bueno hablar y divagar sin rumbo, alguien que te escuche, que no te pregunte, que no  ponga cara de impaciencia. Que no te diga con la mirada “qué pesado, la vida sigue, si se ha muerto tu amigo, o tu otro amigo, o tu padre y todos delate de ti, y los echas de menos, y sientes que ya no te queda nadie en quien apoyarte, porque los que se han ido eran tus muletas… la vida sigue”. Y te vuelva a repetir sin palabras, pero claro: “la vida sigue, plasta”.

Y todos sabemos que la vida sigue, pero a veces sigues sintiendo ese vacío, o ese peso dentro de tu corazón. Sigues dando vueltas a lo que hiciste, a lo que omitiste, a las faltas, a lo que podrías haber mejorado, a los enfados que podías haber evitado y que ahora, en la distancia, en la ausencia, ves como tontos y prescindibles. Y lo sientes y no se o puedes decir a nadie, porque la última vez que lo intenté, vi esa mirada de hastío… y me callé. Lo intenté con otra persona y me di cuenta que solo quería oír sus propias desgracias, pero las mías no eran bienvenidas.

He vuelto a aprender a callar. Sí. Y seguiré mejorando.

Para una vuelta tras un año de ausencia, creo que ya está bien. A lo mejor vuelve a pasar otro año hasta que vuelva de nuevo.

Por cierto, una pena que Chueca borrara los blogs. Y que no tuviera el detalle de avisar. Aquel primer blog que empecé allí tenía un cierto encanto para mí. menos mal que me traje casi todo a éste.

Otro día os hablo del libro de mi hermano del alma que debéis comprar. Pero eso será otro día. Por hoy, solo queda… deciros que “déjate besar y abrazar, todo será mucho más bonito”.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo mis cosas, Pensamientos

3 Respuestas a “¡Cuánto tiempo!

  1. alquimistasp

    Pues sabes… me ha hecho hasta ilusión ver el post publicado. ¡Seré bobo!

  2. iratxe

    No se nada de ti…apareci entre estas lineas de la nada. No buscaba saber mas sobre el cafe, buscaba esas palabras que siempre me han gustado compartir con personas amadas mientras disfrutamos de un cafe. La soledad me trajo y encontre a alguien desconocido que quiere callar pero que a la vez no puede.
    Sinceramente si quieres escuchar un pequeño consejo de alguien desconocida yo llevo toda mi vida callando, dejando pasar las cosas o eso aparentemente….porque la verdad todo lo que uno no dice va buscando cualquier rinconcito libre que tengamos en nuestro interior, y un dia, cuando uno menos se lo espera resulta que todas esas palabras crean una revolucion y explotan. Y el resultado….es doloroso.

  3. dika

    Por casualidades de la vida me pasa igual que a ti. Despues de muchisimo tiempo sin escribir en mi blog, no encuentro la inspiracion, me siento con mis libretas, con musica inspiradora… y nada me falta la musa sr ha ido.
    Y no es un gran aliciente intentar contarle a las personas, que crees importantes y que crees que te van a escuchar, tus problemas y que te miren con esa cara de ” yo tambien tengo problemas, pesada”…
    Me e sentido muy identificada contigo. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s